Buscar

Logística bajo presión



La contingencia sanitaria provocada por la pandemia del COVID-19 ha puesto en grandes aprietos a la industria mundial. En gran parte esto se ha generado por la interrupción del flujo de mercancías entre países en la medida en que se han implementado restricciones a la movilidad tanto de personas como de carga.


Las cadenas de suministro han sido afectadas de varias maneras:

  1. Incremento retrasos directos en las fechas de envíos. Asimismo, los retrasos en producción han aplazado las fechas y horarios de salidas y llegadas de embarques.

  2. Reasignación de activos y recursos logísticos. Mientras que algunas cadenas de suministro se detuvieron por completo y sólo recientemente reiniciaron operaciones, otras, como las de vías terrestres, experimentaron presiones significativas en los recursos disponibles para atenderlas.

  3. Reorganización de cadenas de suministro. Muchas empresas han tenido que hacer cambios a la estructura de sus rutas logísticas, modificando así el "paisaje" del transporte internacional.

La gran velocidad a la que se están generando estos cambios es fuente de tensión para todos aquellos que dependen del comercio internacional en sus operaciones. Por ello, la capacidad de responder ágilmente a este entorno volátil se convierte en una competencia fundamental para todos los actores de las cadenas de suministro.

22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo